Un Vistazo a la Dieta Mediterránea

La dieta mediterránea se considera una de las mejores cuando se trata de proteger tu corazón

Pero… ¿en qué consiste la dieta mediterránea?

  • Más frutas y verduras: Porque son una rica fuente de fibra, vitaminas y otros nutrientes. Varios estudios demuestran que una dieta con muchas verduras y frutas puede reducir el riesgo de un ataque de corazón o un derrame.
  • El aceite de oliva es protagonista: Gracias a su contenido de grasa monoinsaturada, puede ayudar a mejorar los niveles de colesterol y hasta la presión arterial. El aceite de oliva, especialmente el extra virgen, contiene polifenoles que, según investigadores, pueden ayudar a reducir la inflamación.
    Te invita a disfrutar de las legumbres: Me refiero a frijoles, lentejas y garbanzos. Estas deliciosas legumbres contienen fibra soluble que ayuda a reducir los niveles de colesterol en algunas personas.
    Promueve el salmón y otros pescados: Sobre todo el pescado grasoso pues contiene Omega 3, un tipo de grasa poliinsaturada valiosa por proteger al corazón. Los Omega 3 pueden reducir los niveles de triglicéridos y previenen el taponamiento de las arterias.
  • Le da prioridad a los granos enteros: Las fibras, vitaminas, minerales y los cientos de fitonutrientes que tienen los granos enteros funcionan en conjunto para ayudar a proteger al cuerpo contra enfermedades crónicas como las relacionadas con el corazón. Y puedes ir más allá y comer otros granos como la avena, cebada, quinua, arroz integral y bulgur.
  • Te invita a disfrutar de la comida que te gusta: La mayoría de las dietas son muy estrictas, pero en el caso de la mediterránea, puedes disfrutar del vino tinto y el chocolate amargo con moderación. Los dos contienen sustancias conocidas como flavonoides que te ayudan a tener un corazón saludable.

¡Buen provecho!