Controla Tu Apetito, Controla Tu Estrés

Muchos de mis pacientes me confiesan comer en exceso cuando se sienten abrumados. Con la ansiedad viene el estrés y la falta de sueño: dos factores que aumentan los antojos y el apetito. Comer por estrés es un hábito común de millones de estadounidenses.

Si te sufres de este problema, te dejamos algunos consejos para que te ayuden a controlar tu estrés y apetito:

  • Prepárate con un arsenal de snacks nutritivos: Para ganarle la batalla a los antojos es fundamental estar preparado. Mantén cerca snacks nutritivos y bajos en calorías tales como almendras, yogur, hummus y frutas y verduras. Por lo general, cuando sentimos ansiedad, comemos más comidas grasosas de la cuenta, según un estudio publicado por Physiology & Behavior.
  • Escribe sobre tus emociones en un diario: Cuando estamos tensos producimos la “hormona del estrés”, o cortisona, que nos dispara las ganas de comer. Escribir las situaciones que te inducen a comer es el primer paso para tomar riendas de este comportamiento y ayudar a controlar lo que pones en tu boca.
  • Sé más firme: decirle que sí a todos los compromisos, compañeros de trabajo y familiares nos puede llevar a sentirnos abrumados. Decir no es a veces necesario para mantener un equilibrio en tu vida. Cuidar de tu cuerpo y mente deben ser tu prioridad.
  • Haz del ejercicio una prioridad: realizar una actividad física te relaja y te ayuda a quemar calorías. El ejercicio saca lo malo de tu cuerpo de adentro hacia afuera. Además, produce endorfinas que te harán sentir feliz y más relajado, y te ayudará a conciliar el sueño y a descansar.

Usa estos consejos para disfrutar cada momento de tu vida. Tu cuerpo, espíritu y mente trabajan mejor y en sinergia cuando los cuidas.