Un grano con Medalla de Oro

La avena es la campeona de los granos. Tiene alto contenido de betaglucano, una fibra soluble que se ha demostrado que ayuda a reducir el colesterol: ¡una verdadera campeona! Pero eso no es todo lo que la avena tiene para ofrecer. Es, además, un cultivo sumamente sustentable. No requiere riego, y usamos los restos de las vainas de la avena cosechada como biocombustible para generar energía en uno de nuestros molinos.

El flechazo de Cupido

Preferimos esperar a que llegue la avena perfecta - y solo usamos avena saludable, sustanciosa y rica en nutrientes. Por eso, la avena que se usa para elaborar los Cheerios es sometida a un cuidadoso proceso de selección. Solamente escogemos avena que tenga alto contenido en fibra soluble. Ser exigentes al escoger nuestra avena y cómo es cultivada asegura que solamente ofrezcamos Cheerios de la mejor calidad.

Siempre frescos

Nuestros corazones se llenan de ternura cuando vemos la avena en el frío. Eso se debe a que los climas fríos producen avena más sana y sustanciosa. Para que nuestra avena esté siempre al fresco, mucha de nuestra avena proviene de Canadá. Esta región es reconocida por cultivar avena repleta de nutrientes.

Zona libre de gluten

¡Fuera de aquí! La avena por naturaleza no contiene gluten, pero es posible que durante su cosecha se mezcle con trazas de granos de trigo, cebada y centeno. Estos intrusos que se cuelan deben ser expulsados para poder elaborar harina de avena libre de gluten. Hemos creado un sistema de clasificación que detecta a los impostores y solo permite el paso a la avena, nuestra invitada de honor. Nuestro portero es el mejor del mundo: tamiza más de 3 millones y medio de libras de avena por día.

No hay nada como el calor

¿Qué es lo que hace que el clásico sabor de los Cheerios sea tan característico? ¡Tostamos nuestros aritos dos veces! Después de que los granos de avena sean cosechados y tamizados, los tostamos, obteniendo una rica y aromática harina de avena. Luego de hacer una masa con la harina de avena y formar aritos con ella, volvemos a tostar los aritos para darle esa textura perfectamente crujiente de los Cheerios. El doble tostado nos permite obtener todo el sabor de cada uno de los granos de avena.

Flor de harina

Convertir la avena en Cheerios suena complicado, pero te prometemos que no lo es. Primero, tomamos la avena tostada y la molemos. Con esto obtenemos lo que llamamos harina de avena pura, también apodada como "de lo bueno lo mejor". Luego hacemos la masa de avena y la cortamos y le damos la forma de diminutos Cheerios. Después, los pequeñísimos Cheerios van a la etapa de inflado.

Origen humilde

Los Cheerios comienzan pequeños, pero por cierto que no terminan de ese tamaño. Piensa que los diminutos aritos de masa son como las palomitas de maíz. ¡Los calentamos y se INFLAN! - adquieren todo el sabor y el tamaño de los Cheerios que amamos.

El besito de las abejas

La vida es más dulce con un beso de miel auténtica de los Honey Nut Cheerios. Para el bocado perfecto, a cada Cheerio al natural, le agregamos un toque de miel, una nota de sabor a almendras, y una pizca de almíbar. Así de sencillo y así de dulce: justo de la forma en que nos gusta.

¿Te gustan
las manzanas?

Un toque de manzana y una pizca de canela son la combinación de sabor perfecto para los Apple Cinnamon Cheerios. Combinamos nuestro puré de manzanas del estado de Washington con una mezcla de almíbar simple y canela, y luego se la añadimos a un Cheerio al natural. ¡Presentamos el Cheerio de manzana y canela!